Entradas

La malnutrición afecta casi a la mitad de los beneficiarios

Desde el año 2018, el área de nutrición del Banco de Alimentos realiza mediciones antropométricas en los niños que asisten a las organizaciones beneficiarias, con el fin de conocer su estado nutricional. Los resultados obtenidos permitirán realizar un seguimiento a la población y así llegar a un abordaje integral de la problemática detectada.

En 2019 se realizaron mediciones a 3309 niños, niñas y adolescentes entre 1 y 18 años, pertenecientes a 105 organizaciones sociales que reciben alimentos de la fundación.

Luego de la recolección de datos, se realizó la valoración antropométrica utilizando las tablas de talla para la edad (T/E) e índice de masa corporal para la edad (IMC/E) de la Organización Mundial de la Salud y  la Sociedad Argentina de Pediatría (OMS Y SAP) para determinar el estado nutricional de los NNA mayores a 1 año, mientras que los niños/as menores a un año, la valoración antropométrica se realizó con las tablas de peso para la edad (P/E) y talla para la edad (T/E), (OMS Y SAP).

Para entender mejor los resultados cabe destacar que, según los parámetros de la OMS, es de esperar que en una población se encuentre un 75% de NNA eutróficos, un 10% de malnutrición por déficit y un 15% de malnutrición por exceso.

Resultados obtenidos

Las mediciones arrojaron que el 52% de la población se encuentra en un peso saludable para la edad (eutrófico), mientras que el 48% presenta malnutrición. Cuando se habla de malnutrición, se refiere a condiciones biológicas que se pueden dar por el exceso o la insuficiencia de nutrientes en la dieta habitual  (bajo peso con baja talla, bajo peso, sobrepeso y obesidad).

Del 48% de beneficiarios con malnutrición, un 20% de los niños valorados presentan obesidad, un 20% sobrepeso y casi un 7% padece malnutrición por deficiencia de nutrientes.

Es importante destacar que hay dos grupos etarios que presentan resultados que se consideran de suma importancia a la hora de realizar intervenciones nutricionales. El primero son los niños/as de 1 a 2 años, donde la cantidad de los mismos con malnutrición por exceso se encuentra muy elevado, y esto podría generar repercusiones a futuro. El segundo grupo, son los niños/as de 6 a 11 años, donde la malnutrición por exceso supera a los otros grupos, y es ésta etapa en donde se afianzan todos los hábitos alimentarios aprendidos por el niño.

Consecuencias de la malnutrición en la infancia

Niños, niñas y adolescentes con malnutrición por exceso tienen mayor riesgo de presentar enfermedades crónicas (enfermedad cardiovascular, ciertos tipos de cáncer, diabetes y asma) en la edad adulta, aunado a elevada mortalidad por estos problemas de salud.

El principal problema radica en que, aproximadamente el 80% de los niños con obesidad seguirán sufriendo éste problema cuando sean mayores, de acuerdo con el Área de Obesidad de la Clínica Universidad de Navarra. Tanto la obesidad como el sobrepeso,  causan la muerte de alrededor de 41 millones de personas cada año en el mundo en forma directa o indirecta, asociadas con enfermedades crónicas no transmisibles.

La probabilidad de que un niño obeso se convierta en un adulto delgado es de  1 a 4 si disminuye de peso antes de la adolescencia, y de 1 a 28  si se mantiene obeso hasta terminar su crecimiento. Es por esto que se destaca la importancia de realizar actividades de prevención de la malnutrición y promoción de la salud, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno del sobrepeso u obesidad.

Ver informe completo

Alimentación y salud en alerta: qué es el SUH

Con la llegada del verano, aumentan los riesgos de contraer algunas enfermedades transmitidas por los alimentos (ETAS). Entre ellas, se destaca el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), sobre el que Argentina lleva un triste récord: acorde a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país tiene la tasa más alta del mundo en menores de cinco años.

Al año, se producen en el país 5 mil infecciones generadas por la toxina y 500 chicos desarrollan el síndrome. El SUH es la primera causa de insuficiencia renal aguda en niños y origina el 20% de los trasplantes de riñón pediátricos. Puede dejar secuelas de por vida y causa la muerte entre un 3 y 5% de los casos.

¿Qué es el SUH?

Síndrome: porque tiene múltiples causas y afecta a varios órganos, entre otros, al Sistema Nervioso Central, al corazón, a la sangre, al riñón y al páncreas.

Urémico: porque sube la urea, debido al daño que causa en el riñón. Produce una pérdida súbita de la capacidad del aparato urinario para eliminar los residuos tóxicos.

Hemolítico: porque se rompen los glóbulos rojos y bajan las plaquetas.

¿Cómo se contagia?

La forma más frecuente de contraerla es por contaminación directa, al ingerir alimentos contaminados o aguas contaminadas con la bacteria Escherichia coli 0157:H7, que se denomina Shigatoxina; como así también por contacto directo con personas o animales infectados.

Existe la contaminación cruzada, eso quiere decir que alimentos contaminados se ponen en contacto con alimentos no contaminados. Esto es especialmente riesgoso en alimentos que se consumen crudos y en alimentos listos para consumir.

La transmisión de persona a persona se produce por el lavado inadecuado de manos luego de ir al baño.

¿Qué alimentos son los más riesgosos?

– La carne vacuna, porque la bacteria puede contaminarla en el momento de faenamiento y procesamiento. Se debe tener especial cuidado con la carne molida, dado que es más difícil que la cocción destruya en su totalidad el interior.

– Las verduras y frutas que no han sido lavadas adecuadamente.

– Productos lácteos que pierden su cadena de frío.

– Agua no potable y jugos no pasteurizados.

– Alimentos procesados fuera de la casa, donde uno no pueda estar seguro de cómo han sido cocidos o almacenados.

¿Cómo prevenir el SUH?

– Lavado de manos frecuente. Antes de comer, procesar alimentos y luego de ir al baño o tocar carne cruda, luego de cambiar pañales.

– Se recomienda que los niños menores de 5 años no consuman carne molida.

– Conservar la higiene en la cocina. No utilizar los mismos utensilios con la carne cruda y cocida; lavar las frutas y verduras con dos gotas de lavandina por litro de agua.

– Cocinar completamente los alimentos, por encima de los 70°. Asegurarse que la carne no sea jugosa ni esté rosada o roja en el centro. Recordar que la carne picada está bien cocida cuando el suero que libera al cocinarse es transparente.

– No guardar productos crudos juntos con los cocidos.

– Consumir agua potable; ante la duda, hervirla

 

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

2019: así trabajamos junto a los comedores

Según el último informe de INDEC en el Gran Córdoba, la pobreza alcanza al 25,5% de los hogares y al 36,6% de la población, siendo el sexto aglomerado con más porcentaje de personas pobres de los 31 medidos por el Instituto. Son 563.956 personas. Esto se suma a lo establecido por el informe del Observatorio Social de la UCA en donde podemos observar que en el bienio 2017-18 se observa un aumento del 21,7 al 29,3 en la proporción de niños y adolescentes que experimentan inseguridad alimentaria (dificultad para acceder a los alimentos en cantidad y calidad por problemas económicos).

En este contexto, la demanda hacia el Banco de Alimentos se ha visto considerablemente aumentada debido a la existencia de nuevos comedores y merenderos que buscan responder a esta situación socioeconómica que atraviesa el país; como así también, de las mismas entidades beneficiarias que deben afrontar un aumento tanto en los servicios que brindan como en la cantidad de personas que asisten. Al mismo tiempo, en los últimos meses los kilos de alimentos recuperados han disminuido considerablemente, poniendo en jaque la capacidad operativa de entrega de la Fundación.

El informe elaborado por el área social indica que en 2019 hemos crecido un 33% de beneficiarios y un 35% de organizaciones sociales incorporadas (merenderos, comedores comunitarios, centros asistenciales, apoyos escolares, etc). Estos son algunos números que resumen nuestra actividad en el sector:

  • Contamos con 320 organizaciones sociales beneficiarias, las cuales prestan un servicio regular de alimentación semanal. Esto implica que sean beneficiarias de los alimentos donados por nuestra institución más de 26.700 personas.
  • Colaboramos con la realización de 2.344 servicios alimenticios de manera semanal, de los cuales casi el 50% son actividades de merienda.
  • Las organizaciones tienen, en promedio, 84 personas beneficiarias que asisten de manera regular.
  • De la cantidad de personas beneficiadas, un 73% son niños entre 0 y 12 años.
  • Entregamos alimentos a organizaciones sociales en 147 de los 502 barrios que hay en la ciudad de Córdoba Capital, lo que representa un 29,3% de la totalidad.
  • A su vez, colaboramos con instituciones en otras 14 jurisdicciones dentro de la Provincia, como Villa Carlos Paz, Villa Allende, Alta Gracia, Malvinas Argentinas, Pozo del Tigre, entre otras.
  • Durante los últimos 6 meses, solicitaron ingresar como entidades beneficiarias aproximadamente 200 organizaciones.

Espacios de formación

  • Brindamos talleres de capacitación a 200 referentes de organizaciones.
  • Se han llevado a cabo 7 talleres de cocina saludable que implicaron la realización de 24 clases.
  • El impacto de los mismos llegó a 16.800 beneficiarios finales.
  • Las temáticas fueron verdura, fruta, legumbres, maní, panadería, inocuidad alimentaria y nutrición.

Familias a la mesa

  • 51 familias se beneficiaron con el programa, que además de brindar módulos alimentarios, busca acompañar y contener a las familias vulnerables.
  • Se desarrolla en tres barrios, Villa Revol, Guiñazú y Chacra de la Merced.
  • Dictamos 27 talleres para las familias beneficiarias.

Se fue 2019, que resultó un año difícil y de mucho trabajo. Pero nos queda la satisfacción del deber cumplido y el entusiasmo por seguir trabajando para mejorar la alimentación de los cordobeses.

Ver informe completo

Rotulado y etiquetado de alimentos

Saber exactamente qué contienen los alimentos que ingerimos resulta  básico para mantener  una buena nutrición, especialmente cuando desde la góndola nos “bombardean” con productos que son atractivos a la vista, pero cuyos ingredientes no quedan del todo claros.

Para disolver estas dudas, es que el rotulado de los alimentos envasados busca “orientar al consumidor en la decisión de compra a través de la declaración de información relevante, evitando que se describa al alimento de manera errónea o equívoca. La misma debe ser debe ser simple y de fácil comprensión, a fin de favorecer la interpretación de las propiedades de los alimentos y, consecuentemente, ayudar al consumidor a tomar decisiones adecuadas” (Ministerio de Agroindustria de la Nación)

Sin embargo, acorde con la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), en Argentina solamente una de cada tres personas  lee las etiquetas, y de ellas sólo la mitad las entiende. Además, es  la población con menor nivel educativo y mayor vulnerabilidad social, quien menos se informa al respecto.  Por lo tanto, el sistema de información nutricional vigente no funciona para la mayoría de los consumidores.

En nuestro país, el contenido del rotulado está definido en el Código Alimentario Argentino (CAA) y toma otras resoluciones acordadas a nivel del Mercosur. Pero se encuentra actualmente en debate y se considera que es necesario avanzar en contenidos más simplificados y de interpretación más rápida.

En otros países existen distintos modelos de etiquetado: de tipo descriptivo (donde se brinda la información nutricional más relevante) o interpretativo (determinando un puntaje o calificación para cada alimento, según sus componentes nutricionales).

Más allá del modelo que se adopte, lo importante es que la Argentina se ponga al día con el resto del mundo y tome una determinación que haga el rotulado simple y fácil de entender. Así, los consumidores podremos elegir a conciencia alimentos de mejor calidad nutricional, sin necesidad de ser expertos en el tema.

Desde adentro: nuestras organizaciones nos visitan

En Abril realizamos el primer encuentro entre miembros del staff de la Fundación Banco de Alimentos Córdoba y referentes de distintas organizaciones sociales. Durante la jornada tuvimos la posibilidad de compartir experiencias sobre la realidad de cada uno de los referentes que día a día llevan a cabo la enorme labor de alimentar a niños, adolescentes y adultos en situación de vulnerabilidad. Algunos de ellos llegan a atender hasta 150 niños, que asisten al merendero en búsqueda de su yogur o del plato caliente por las noches en el comedor.

En este espacio de diálogo e intercambio de aprendizajes se plantearon distintas líneas de mejora, con el objetivo de seguir creciendo y generando cada vez más valor para las organizaciones. Los referentes pudieron compartir sus historias de vida, lo que significa ser parte de la fundación y los momentos que tuvieron que atravesar -y continúan atravesando- para atender a una gran cantidad de niños, jóvenes y ancianos que en muchos casos no cuentan con otro medio para acceder a una alimentación diaria. Además pudimos conversar sobre otras temáticas como el consumo de frutas y verduras, y algunos consejos para asegurar la higiene y seguridad de los alimentos en la cocina.

Luego de compartir una merienda entre todos, los referentes de las organizaciones tuvieron la posibilidad de conocer nuestro depósito en donde la encargada del Área de Logística, Griselda Luna Olmos, les explicó cómo funciona el proceso de recepción, almacenamiento y entrega de las donaciones -recibidas gracias al compromiso de las empresas que colaboran con la Fundación-, y cómo cada día buscamos mejorar nuestro trabajo para su beneficio.

Este es el primer encuentro de una serie de encuentros, donde se busca vincular de manera más cercana a los referentes de las organizaciones beneficiarias con el equipo de trabajo de la Fundación Banco de Alimentos. Por medio de estas reuniones mensuales buscamos generar un espacio que permita conocer más a fondo la realidad de muchos de los ciudadanos de Córdoba desde su propia mirada, ciudadanos que ven su derecho a la alimentación vulnerado y que encuentran en la Fundación un espacio de contención y de aprendizaje mutuo.

 

Volvieron los Talleres de Cocina Saludable!

El viernes 20 de abril comenzó el primero de los cuatro Talleres de Cocina Saludable organizados por la Fundación Banco de Alimentos Córdoba, con el apoyo de la empresa Coca-Cola Andina y la Escuela de Cocina Pimienta Negra. Uno de los objetivos de este ciclo de capacitaciones es brindar a las organizaciones un espacio de aprendizaje que les permita incorporar diferentes herramientas relacionadas a la elaboración de alimentos de alto valor nutricional. Por otro lado, se busca que este espacio motive el fortalecimiento de los vínculos entre las organizaciones que trabajan con una misma misión: alimentar a niños, jóvenes y adultos de la ciudad de Córdoba.

Durante el 2018 se realizarán cuatro talleres de cocina saludable, cada uno de ellos compuesto de cuatro módulos distintos: verdura, fruta, legumbres y maní. De esta manera, la acción alcanzará a 80 referentes capacitados durante el año, llegando al 40% del total de organizaciones sociales beneficiarias de la Fundación Banco de Alimentos Córdoba. El eje de cada clase está relacionado a los alimentos que la Fundación posee de manera regular para entregar a las organizaciones, los cuales tienen diversos usos o preparaciones poco conocidas y son altamente nutritivos.

Primer encuentro: ¿cómo cocinamos las verduras?

En el primer Taller de Cocina Saludable los alumnos prepararon una receta con verduras junto al chef Julio Serna de la Escuela Pimienta Negra, quien les brindó herramientas sobre la manipulación de los alimentos y los animó a pensar la preparación de las comidas de manera creativa. Con una serie de condimentos naturales y evitando el uso de la sal, el resultado final fueron unas sabrosas tartas de masa casera que degustaron al finalizar la clase.

La receta de este primer Taller fue elaborada con verduras rescatadas en el marco del Programa de Recupero de Frutas y Verduras en el Mercado de Abasto de Córdoba, que lleva adelante la Fundación con el objetivo de evitar el desperdicio de alimentos y contribuir en la nutrición de miles de cordobeses.

Trabajo en red para potenciar el aprendizaje

Gracias al apoyo de Coca-Cola Andina, los participantes de los Talleres de Cocina Saludable contarán con delantales y sombreros de cocina, además de un recetario en donde podrán anotar las recetas que se construyan en conjunto a lo largo de los encuentros. La Escuela Pimienta Negra facilita el espacio y los profesionales gastronómicos para el dictado de las clases, brindando todas las herramientas necesarias para llevar a cabo la actividad de manera cómoda y segura. Desde la Fundación Banco de Alimentos Córdoba se realizará un trabajo de medición el impacto social de los talleres en cada una de las organizaciones participantes.

Nuestro espacio en Cadena 3 Argentina

El Banco de Alimentos de Córdoba en conjunto con Cadena 3 Argentina se encuentra realizando un campaña para difundir en la sociedad cordobesa la importancia del consumo de frutas y verduras, con el objetivo principal de educar sobre una alimentación saludable y una correcta nutrición.

La acción consiste en un espacio destacado en el sitio web de este importante medio de comunicación, en el que nos encontramos publicando de manera semanal una nota relacionada a estas temáticas que incentivan los hábitos de consumo de estos alimentos. Los involucrados en esta acción son Cadena 3 Argentina y MERCOOP.

A continuación te acercamos las primeras cuatro entregas de esta iniciativa:

“Conocé los beneficios que genera comer acompañado” 

“¿Estás a dieta? Conocé las frutas con menos azúcar”

“Verano saludable: estas son las frutas de estación”

“Por qué es mejor comer frutas enteras en lugar de jugo”

 

Aliados para el desarrollo de la primera infancia

El lunes 15 de enero de 2018, el Banco de Alimentos de Córdoba distribuyó 200 kgs. de pañales para recién nacidos y 160 leches de fórmula al Hospital de Niños de Córdoba, con el objetivo de colaborar con las necesidades de la gran cantidad de pacientes que asisten por día a la institución.

Esta alianza se formó con el fin de distribuir a más personas las donaciones especiales que la Fundación recibe de las distintas empresas. De esta manera el Banco de Alimentos establece una nueva vía para contribuir a la salud, higiene y a la correcta nutrición de los niños cordobeses que no asisten a las entidades beneficiarias del Banco de Alimentos.  “La leche de fórmula no es  fácil de conseguir como donación ya que no se trata de medicamentos para niños con enfermedades, pero es sumamente importante tenerlas ya que contribuyen a su crecimiento” aclaró la Dra. Susana De Grandis, jefa de departamento de clínica pediátrica. También destacó “Es muy importante recibir estos productos ya que son de mucha utilidad. Esta cantidad que hoy recibimos puede tener como duración aproximadamente 3 días.”

Luego de la entrega, el Dr. Luciano Parietti, Director del Hospital y el Dr. Martín Najo, Director de Hospitales de juridiscciones de Capital del Ministerio de Salud de la Provincia, recibieron a los miembros de la Fundación para entregar una carta de agradecimiento por la donación y se marcó esta acción como un inicio del trabajo en conjunto de ambas instituciones.

De izquierda a derecha: Dr. Martín Najo, Director Hospitales de Jurisdicciones de Capital del Ministerio de Salud de la Provincia; Sr. Mauricio Barilla, responsable de Área Social de Banco de Alimentos de Córdoba; Dr. Luciano Parietti, Director Hospital de Niños; y la Dra. Susana De Grandis, jefa departamento de Clínica Pediátrico.

 

 

12° colecta “Entre todos llenemos el vaso”

La Fundación Banco de Alimentos Córdoba te invita a ser parte de nuestra 12ª colecta anual de leche “Entre todos llenemos el vaso” edición 2017, que realizamos desde el año 2006 en el mes de mayo, dirigida a empresas, instituciones educativas, organizaciones públicas y privadas de la ciudad y al público en general.

En 2016, gracias a todas las donaciones recibidas, logramos recolectar 5.929,66 kgs. de leche en polvo y leche larga vida.
Este año, con tu apoyo deseamos aumentar nuestra meta, para así colaborar con más de 170 organizaciones sociales que nutren a niños de 0 a 12 años pertenecientes a los sectores más vulnerables de la ciudad.

Este mes de Mayo sumate y ayudanos a asegurar que miles de niños cordobeses tengan acceso a una alimentación saludable.

Hagamos juntos una Córdoba más solidaria.

Cómo contribuir

Empresas, instituciones educativas y organizaciones.
La institución o empresa comprometida se ofrece como ente recaudador, realizando una colecta interna y haciendo una invitación al público en general a llevar leche en polvo o larga vida a su sede. Cada institución tiene la libertad para organizar la colecta durante el mes de mayo, esta puede desarrollarla durante todo el mes de mayo, quince días o una fecha en especial.
El Banco de Alimentos proveerá de folletos y afiches a cada institución participante con el fin de difundir la colecta.
Al finalizar el mes de mayo, en coordinación con la institución, la Fundación Banco de Alimentos retirará lo recaudado.
Una vez recolectadas las donaciones y para brindar transparencia, el Banco de Alimentos Córdoba emite un informe de distribución y agradecimiento donde se publican los resultados obtenidos.

Público en general.
Si querés sumarte a esta colecta, sólo busca el centro de recolección más cercano y traé cualquier marca y cantidad de leche en polvo o larga vida.
No te olvides de consultar los horarios y días de recepción de cada institución participante.
Toda contribución es importante, sumate y se parte de esta gran labor.

Para inscribirte como centro de recepción a alguna empresa o institución o para recibir más información contactate con nosotros:
Belén Mrad: 0351 – 154085316 – voluntarios@bancodealimentoscba.org.ar
Carolina Ford: 0351 – 152334529 – donantes@bancodealimentoscba.org.ar
Carolina Alessandria: 0351 – 156438818 – comunicacion@bancodealimentoscba.org.ar

El mundo de Sofía

Sofía es una pequeña de dos años que todos los días asiste a la salita del Centro Comunitario Esperanza, junto a su hermana de tres años y alrededor de 60 niños más aproximadamente.

Su mamá Verónica, es una de las beneficiarias del Programa “Familias a la Mesa”, que consta de una iniciativa propia donde acompañamos y asistimos de manera alimenticia a familias vulnerables que se encuentran en riesgo social.

Ésta foto fue tomada dentro del Centro Comunitario Esperanza, donde Sofía se encontraba jugando con sus compañeros de sala.
Su sonrisa, llena de esperanza e inocencia nos motiva a querer seguir combatiendo el hambre y ayudando a más de 22.000 beneficiarios de la Fundación Banco de Alimentos Córdoba.

Vos podes colaborar para que Sofía y muchos niños más puedan tener un plato de comida.

Sumate e ingresá a: www.bancodealimentoscba.org.ar/como-colaborar/