Entradas

Recuperar más frutas y verduras para mejorar la salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un consumo insuficiente de frutas y verduras está asociado una mala salud y a un mayor riesgo de padecer enfermedades no transmisibles. De hecho, estudios recientes estiman que puede llegar a causar millones de muertes por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares al año en el mundo.

Mejorar la nutrición es uno de nuestros grandes ejes de trabajo y, por eso, desde el Banco de Alimentos ponemos todo nuestro empeño para recuperar y hacer llegar estos productos frescos también a aquellos en situaciones más vulnerables. Este compromiso con nuestras asociaciones beneficiarias se ha hecho aún más fuerte todavía en el marco de la pandemia de COVID-19 y la crisis económica, que ha provocado un aumento exponencial de las personas que necesitan nuestra ayuda para acceder a estos alimentos.

Por eso no podemos dejar de mencionar a la cooperativa Mercoop y a numerosos puestos del Mercado de Abasto, gracias a los cuales hemos conseguido recuperar más de 10.000 kg de fruta y verdura frescas en menos de dos meses, que han sido entregados a más de 420 organizaciones sociales (comedores comunitarios, merenderos, hogares, centros comunitarios, etc.).

En los próximos meses seguiremos trabajando, no solo por llegar cada día a más personas, sino también por mejorar la calidad de su nutrición a través de los alimentos que entregamos.

Que la comida no se tire

Ser conscientes de la pérdida y desperdicio de alimentos es el punto de partida. La FAO (organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura) advierte que “Cada vez resultará más difícil alimentar a la población mundial de forma sostenible. Se prevé que la demanda mundial de productos agrícolas aumentará entre un 35% y un 50% entre 2012 2050 a resultado del crecimiento demográfico. Satisfacer esta demanda ejercerá todavía más presión sobre los recursos naturales del mundo y puede provocar importantes daños ambientales.”

En Argentina se estima que se pierden 14.5 millones de toneladas de alimentos durante las etapas de producción, procesamiento y distribución de la cadena de suministro. Y que se desperdician anualmente 1.5 millones de toneladas de alimentos a nivel de minoristas o consumidores.

Por otra parte, en el país la inseguridad alimentaria (personas que afrontan incertidumbres sobre su capacidad para obtener alimentos y se han visto obligadas a reducir la calidad o la cantidad de alimentos que consumen) de niños y niñas viene en franco crecimiento, junto al aumento de nivel de pobreza e indigencia. Son cara y contracara de una dura realidad a la que nos toca enfrentar.

Es por eso que reducir la pérdida y el desperdicio alimentario se torna una medida urgente y necesaria. Los bancos de alimentos recuperan y entregan millones de kilogramos al año, pero tiene que estar acompañada de una toma de conciencia por parte de todos los consumidores.

Vos también podés sumarte a #QueLaComidaNoSeTire

Trabajo en red: papas recuperadas

En el marco del aislamiento y la pandemia, el trabajo de los Bancos de Alimentos se vuelve imprescindible, acercando alimentos a quienes no pueden acceder. A través de la Red Argentina de Bancos de Alimentos (REDBdA), se coordinan acciones para que las donaciones lleguen a todo el país.

Un claro ejemplo de este trabajo mancomunado es la reciente gestión con la empresa McCain, quien ofreció una donación especial de papas en sus campos. Para ello, se organizó un operativo especial liderado por la REDBdA y el Banco de Alimentos de Balcarce, con el propósito de conectar a la cosecha directa con la logística de distribución a los diferentes puntos de la Argentina.

Es así que se pudo alcanzar a miles de personas en situación de vulnerabilidad, llegando a distribuir hasta el momento más de 1.500 toneladas de papas, que se traducen en en 4,5 millones de platos de comida. La gestión fue articulada junto a empresas, Municipios y otras organizaciones de la sociedad civil.

En el caso particular de Córdoba, el Banco de Alimentos ya recibió dos camiones completos de papas a granel, que representan alrededor de 50.000 kgs recuperados y que se encuentran actualmente en distribución. Gracias a gestiones con productores locales, la Fundación pudo embolsarlas para una mejor manipulación. Así se cumple con las normas de seguridad e inocuidad alimentaria.

Esto representa 150.000 raciones de comida, que hoy llegan a 52.000 personas en 360 organizaciones de la ciudad y alrededores.

El trabajo en red es clave para lograr una Argentina bien nutrida.

Se potencia el trabajo en red

Los días 29 y 30 de mayo se desarrolló en Buenos Aires la 16° Asamblea Anual Ordinaria de la Red Argentina de Banco de Alimentos, organización que nuclea a todos los Bancos de Alimentos del país. Responsables de la Comisión Directiva de Córdoba estuvieron presentes en el evento, que definió las políticas estratégicas a nivel nacional, relacionadas con el recupero de alimentos.

Durante esas jornadas, se definieron las nuevas autoridades que integran la Comisión de la Red y se debatieron temas como la profesionalización de los equipos de los BdA, la incorporación de tecnología y las mejoras en infraestructura y logística.

Además, se aprobaron las iniciativas de nuevos bancos de alimentos, como los de Resistencia, Neuquén, La Rioja, San Juan y Paraná.

Debido al gran volumen de alimentos desperdiciados en el país y el aumento de la población en estado de vulnerabilidad alimentaria, la Red Argentina de Bancos de Alimentos se propuso incrementar de manera exponencial la cantidad de alimentos recuperados y distribuidos. Asimismo, se trabajó en proyectos innovadores diseñados especialmente para el rescate de frutas y verduras, sector en el que el desperdicio es mayor y resulta clave para la mejor nutrición de los argentinos.

¡Tenemos Ley Donal!

El pasado 10 de octubre la Cámara de Senadores aprobó las modificaciones a la Ley 25.989 – Régimen especial para la donación de alimentos, conocida como Ley Donal. La modificación incluye el artículo que deslinda de responsabilidad a los donantes por los daños y perjuicios que pudieran producirse, siempre y cuando la donación se hubiese efectuado sin ocultar vicios de la cosa y contando con los controles bromatológicos exigidos por el Código Alimentario Argentino.

La Ley donal, estipula quiénes pueden donar, qué productos, cómo debe hacerse y los derechos y obligaciones de cada parte. La reincorporación del artículo 9, brinda un resguardo para las empresas, con el objetivo de que se animen a donar más, evitando el desperdicio de millones de alimentos APTOS para el consumo humano. Este nuevo
marco legal hará posible la alimentación de miles de niños y adultos que se encuentran actualmente en situación de pobreza y riesgo alimentario.

Los Bancos de Alimentos (BdA), nacidos en la Argentina a partir de la crisis del 2001, son organizaciones sin fines de lucro que contribuyen a reducir el hambre, malnutrición y desperdicio de alimentos en el país, rescatando alimentos aptos para el consumo humano que, por algún problema de packaging, etiquetado, corta fecha de vencimiento, estacionalidad, poco éxito en el mercado, etc, ya no se pueden comercializar. Con procedimientos cuidados, los Bancos de Alimentos almacenan los productos, los clasifican y los distribuyen entre organizaciones comunitarias, garantizando la trazabilidad. Entre 2003 y 2017, el trabajo de los Bancos de Alimentos, en alianza con las empresas productoras y distribuidoras de alimentos, supermercados, productores frutihortícolas y mercados concentradores de frutas y verduras, evitó el desperdicio de más de 85 millones de kilos de alimentos, contribuyendo a disminuir el riesgo alimentario en el que se encuentran miles de personas, y evitando el deterioro del
ambiente.

Solo en 2017 se distribuyeron más de 9.5 millones de alimentos entre 2400 organizaciones comunitarias, beneficiando a más de 332.000 personas (70% niños). Considerando la cifra de $80 por kg de alimentos rescatado, el trabajo de la REDBdA puede cuantificarse en $800 millones. La cifra de los alimentos que se pierden y desperdician en el país es indignante Mientras 16 millones de toneladas de alimentos son desechadas anualmente, 1 de cada 5 niños sufre algún grado de inseguridad alimentaria. Si tan solo pudiésemos rescatar el 10% de los alimentos que se desechan, podríamos alimentar a las 5.000.000 de personas que no tienen asegurado un plato de comida diario.

Celebramos el trabajo de todas las personas y organizaciones que hicieron posible la sanción de esta ley, como primer paso para lograr un marco normativo integral con el objetivo de disminuir el desperdicio de alimentos y contribuir a lograr el hambre cero. Sigamos trabajando juntos por una Argentina bien nutrida y sin hambre!

Necesitamos tu firma para la Ley Donal

La Red Argentina de Bancos de Alimentos y todos los bancos de alimenos del país estamos recolectando firmas para poder modificar la Ley Donal. Necesitamos alrededor de 500.000 firmas para que este tema vuelva a tratarse y así reincorporar el artículo 9 a dicha ley.

La ley  25.989 – Régimen especial para la donación de alimentos (Ley Donal) fue sancionada en el año 2004. En aquel momento fue vetado su artículo 9, que establecía que en caso de haberse entregado los alimentos en buena fe, cumpliendo  con las exigencias bromatológicas y de inocuidad del código alimentario argentino, el donante quedara liberado de responsabilidad por los daños y perjuicios que pudieran producirse, salvo que se tratare de hechos u omisiones que degeneraran en delitos de derecho criminal. 

Los Bancos de Alimentos impulsan que este artículo vuelva a incorporarse, ya que brindará un resguardo legal a las empresas y significará un e incentivo para generar nuevas donaciones.

En un país donde se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos por año, mientras un 32% de la población se encuentra en situación de pobreza y riesgo alimentario, resulta urgente promover todas las acciones para modificar esta realidad.

La aprobación de esta Ley es un primer paso que permitirá, en los próximos años, rescatar por lo menos el 15% de todos los alimentos que se tiran y con eso contribuir con la alimentación de los 3 millones de personas que en Argentina sufren hambre. Necesitamos el apoyo y compromiso de toda la sociedad para construir una Argentina bien nutrida y sin hambre.

Necesitamos tu firma para modificar la Ley Donal. Acá podés hacerlo.