Nuevo reefer y sala de fraccionado

En el año 2019, la Fundación pudo inaugurar su nuevo depósito, triplicando su capacidad operativa. Gracias a la colaboración de personas y empresas, las instalaciones se encuentran actualmente en funcionamiento, lo que ha permitido entregar más de 500.000 kilos de alimentos en un mes, ayudando a más de 100.000 personas.

Para dar respuesta eficaz a la gran demanda que hoy enfrenta el banco de alimentos, la capacidad de almacenamiento, clasificación y despacho de alimentos resulta clave. Es por ello que necesitamos seguir creciendo, concientes de nuestra responsabilidad como organización social.

Con este fin, en junio de 2020 recibimos y pusimos en marcha un nuevo reefer (contenedor para alimentos refrigerados). Se transforma así en la tercer cámara de frío con la que contamos, que nos permite almacenar 18 posiciones (pallets) más de alimentos, para conservar productos que requieren refrigeración, tales como lácteos, cárnicos y frutas o verduras.

Por otro lado, avanzamos con la construcción y habilitación de una nueva sala de fraccionado, dentro de nuestro depósito original. Allí, los voluntarios y el staff cuentan con más espacio para fraccionar alimentos de forma segura. Los alimentos se fraccionan con el fin de entregar la cantidad suficiente para cada organización, pudiendo realizar preparaciones de acuerdo a su necesidad.

Todas las nuevas instalaciones se realizan siempre en el marco de nuestra política de calidad e inocuidad.

Estos nuevos espacios ya están siendo utilizados y se traducen en más kilogramos de alimentos recuperados y entregados. Seguimos creciendo para rescatar más sonrisas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *