Evitando el desperdicio de alimentos: ¿Cómo lo hacemos?

Todos los años se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos en Argentina. Nosotros desde el Banco de Alimentos Córdoba creemos que es fundamental reducir ese número para combatir efectivamente el hambre en nuestro país. ¿Cómo lo hacemos?

La Fundación gestiona con diferentes empresas alimenticias la donación de alimentos aptos para consumo, pero que perdieron su valor comercial por diferentes razones: el corto vencimiento, fuera de estacionalidad, no alcanza estandar de calidad o productos que no tuvieron exito en el mercado. El Banco de Alimentos los recibe, clasifica y luego los distribuye a 195 organizaciones sociales debidamente acreditadas en Córdoba.

Uno de los proyectos es el recupero de frutas y verduras. La ubicación de la organización en la ciudad de Córdoba está directamente conectada al Mercado de Abasto. No es por acaso que estamos dentro del mercado, conocido por su intensa distribución de frutas y verduras: comenzamos acá para recibir y almacenar alimentos retirados de su sistema de distribución. Esa es una de las cosas que hacemos en la busca por la reducción del desperdicio alimentario.

Todos los días voluntarios cordobeses y extranjeros trabajan para recuperar kilos y más kilos de frutas y verduras. En el mes de noviembre, ya son 730 kg de estos alimentos almacenados en nuestro depósito, mientras en el mes de octubre recuperamos el total de 3.922 kg. Estos alimentos llegan a más de 11.000 niños cordobeses en situación de desventaja social.

Además, es parte de nuestro trabajo almacenar esas frutas y verduras, clasificarlas y repasarlas para las organizaciones beneficiarias,  buscando elevar el potencial nutritivo de las dietas de las personas asistidas por los comedores. Son algunos ejemplos de alimentos que recuperamos: naranjas, papas, pimientos, tomates, lechugas, berenjenas y muchos otros! Así seguimos luchando contra el desperdicio alimentario y el hambre en Córdoba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *