Aguas Cordobesas: Cuando la voluntad se pone en acción

La Fundación cuenta con gran cantidad de voluntarios que todos los días dedican parte de su tiempo a colaborar con la misión de reducir el hambre en Córdoba. Ellos son parte esencial de nuestra realidad, ya que en la actualidad el 43% de las horas totales de trabajo de la Fundación, son realizadas por voluntarios. Sin su colaboración, no podrían distribuirse, clasificarse, organizarse ni entregarse todos los kilogramos de alimentos que se gestionan, de manera segura e inocua.
Los voluntarios corporativos son aliados estratégicos, ya que colaboran de manera organizada, con gran motivación y en equipo. En ellos, el BdA puede delegar todo tipo de tareas y asegurar excelentes resultados. Un gran ejemplo de empresa y colaboradores comprometidos lo constituye Aguas Cordobesas, que desde el año 2015 se acerca con sus equipos de voluntarios a nuestra sede todos los meses. Este año, nos ayudarán a continuar rescatando sonrisas con el trabajo de 59 colaboradores.

Por su parte, los voluntarios expresan su gran satisfacción al sentirse parte de actividades que los inspiran y les permiten expresar su solidaridad con los que menos tienen. Compartimos algunos testimonios que lo demuestran:

“Mi experiencia fue muy buena, era la primera vez que realizaba el voluntariado y lo volvería a hacer con gusto. Uno se siente gratificado al aportar un granito de arena junto a todas las personas que trabajan día a día para llevarle un plato de comida a los chicos.” Christian Sesmilo, del área de Administración.

“Desde ya agradezco tanto a Aguas Cordobesas como al banco de alimentos que me permite colaborar en las buenas causas. Esto es una experiencia muy gratificante, permite ser consciente de las diferentes realidades sociales. Si bien es bueno para los demás, también lo es para uno mismo es bueno para el corazón.” Mariana Santana, quien se desempeña en el área de Atención al Cliente

“Me gusta mucho mi experiencia como voluntaria en el Banco de Alimentos porque es muy bueno el trabajo que realizan allí. En lo personal es muy gratificante, me hacen sentir muy útil con un pequeño aporte que, a nosotros como voluntarios no nos cuesta tanto, y sin embargo ayuda a una GRAN causa como es el de paliar la alimentación y el hambre de tanta gente que lo sufre, en Córdoba y en el mundo. Lo volvería a hacer cada vez que pudiera…una y otra vez.” Norma Gonzalez, colaboradora del sector comercial.

“Primero que nada es GRATIFICANTE poder colaborar desde el lugar que uno ocupa y aportar un granito de arena ante tantas necesidades que surgen. Mi Experiencia en el banco de alimentos fue positiva, primero porque realmente vi mucho profesionalismo y cuidado en todos los detalles que dan ganas de volver, además que sé que la ayuda que el banco aporta a la comunidad es enorme, posibilitando acceder un plato de comida a lugares vulnerables, eso es el gran MOTIVADOR de ayudar a instituciones como estas.” Martín Palacios, del área Abastecimiento y Logistica.

“Para mí la experiencia del voluntariado me da la posibilidad de salir desde mi escritorio de oficina, a contribuir aunque sea con un granito de arena a la formación de una sociedad mejor, desde acciones más visibles (como enseñarle a un grado de niños a cuidar el agua) hasta lo que nadie ve (como acomodar donaciones). Soy consciente que a veces son movimientos individualmente pequeños, pero tengo la certeza que no somos pocos, y que en la suma el movimiento se siente.” Sofía Aaman,

Cada una de estas historias y experiencias dan cuenta del enorme potencial que las personas y organizaciones tenemos para trabajar por quienes lo necesitan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *